viernes, 1 de julio de 2011

La lluvia acumulada en tu ropa pesa cuando caminas, pero no puedes detenerte, así no funciona; incluso puedes comparar la lluvia con la vida, no puedes esperar a que la lluvia calme, tienes que llegar y te vas mojar y eso te lo puedo firmar, y el auto que quiere llegar temprano a casa a una velocidad media pasa a un lado tuyo y moja tus botas, sacúdete tanto como quieras, tendrás que pisar charcos, y no podrás esquivarlos porque la lluvia traza un camino, uno amplio. Me hubiese gustado que alguien me dijera que tendría que llevar un paraguas toda mi vida: y más si son días nublados.

Quizá ahora compartimos nuestros errores, tal vez mañana podamos compartir nuestros logros.

11 comentarios:

Mar dijo...

Gracias por pasarte por mi blog. Bonita entrada...
:) :D :)

Utopía dijo...

o.O! Buena metáfora y comparación! Me gusta como piensas, tienes razón :) Bss

! ✿ S T A Y I N M Y A R M S I F Y O U D A R E dijo...

Muchas gracias por tu comentario linda, moveré cielo y tierra para saber quien es.
Por cierto, tu blog es hermoso!

Agustina dijo...

me gusto mucho :)

Sos parte de mí y sin embargo ya no te quiero. dijo...

Sos una genia, que lindo texto, me encanto, muy buena la forma de convinar cosas de la vida con simplemente la lluvia. Segui asi ♥

Bryan.Barradas dijo...

A mí me gustan los días nublados y con lluvia ♥

DEJA VÚ♥ dijo...

me encanta como escribes :) que andes exelente , 1 beso. me encanto tu blog ahora te sigo :)
espero q te des una vuelta por el mio.
saludos :)

Between us dijo...

Holaa!
Tienes un blog maravilloso , nos ha encantado!
Esperamos que te guste el nuestro y nos sigas :)
Un Besazo y sigue así!
(L)

Angustia a Medianoche dijo...

No digas eso... Por más días nublados que te haya tocado vivir últimamente, recuerda, siempre terminará por salir el sol. Dicen que son rachas, que al final algunos nos terminamos por acostumbrar al dolor y a que en nuestro corazón llueva día tras día, pero como ya te dije hace tiempo, nunca llueve eternamente.

Un buen día te levantarás, abrirás la ventana y disfrutarás del suave aroma de la primavera que te brindará felicidad. Porque sí, porque todos merecemos momentos de calma y estabilidad. Porque tú te mereces sonreír. Porque sé que no tardando mucho lo conseguirás.

Sabes que siempre es un placer ponerme en contacto contigo. He estado un poco perdida las dos últimas semanas, pero es que he estado haciendo los últimos exámenes de la universidad y casi no he atendido el blog. No obstante, estoy de vuelta y encantada de volver por aquí. Pero por favor, anímate, mereces disfrutar y reír hasta que duela.

Un beso enorme!! =)

Maru' dijo...

buenas!
hermosa entrada! tenes toda la razon, uno no tiene que esperar a que pase la lluvia, tiene que seguir adelante, no importa lo que pase, hay que enfrentarla! :)
te sigo, me seguis?
un besazo, cuidate mucho♥

nomireashaciaatras dijo...

me encanta lo que escribes , hermosa reflexión .